iphone, de shapeshift El iPhone 3G has sido sin duda la estrella tecnológica del verano. Eso es bueno para Apple, pero probablemente también para los usuarios que deseen utilizar su móvil para navegar por Internet, y por dos motivos. Uno, ha estimulado a las operadoras para competir, aunque tímidamente, con sus tarifas de datos. Dos, presiona a los fabricantes para que las características de sus nuevos modelos de gama alta estén a la altura del iPhone. Es decir, pantallas grandes e interfaces intuitivas.

Para los desarrolladores la aparición del iPhone y su SDK ha venido acompañada de cierta polémica, causada por las estrictas condiciones impuestas en la licencia de uso de la SDK. ¿Beneficia o perjudica al desarrollador la actitud de Apple?

La App Store

La única manera de instalar legalmente un iPhone SDK, por Dekuwaprograma en un iPhone es a través de la App Store. El desarrollador envía la aplicación finalizada a Apple, quien decide si la publica o no, basándose en criterios no del todo claros. Antonio Ortiz menciona varios ejemplos en Apple e iPhone, el paradigma de la plataforma cerrada. La clave en este caso está en el éxito de la plataforma: la demanda del consumidor final obliga a los desarrolladores a seguir trabajando sobre el iPhone, pese a que Apple impide la competencia con su propio software.

Una aplicación a la vez, por favor

No se permite más de una aplicación ejecutándose a la vez, y las aplicaciones de terceros no pueden ejecutarse en segundo plano. Con esta restricción Apple se evita un montón de problemas de duración de la batería, a costa de hacer volver a los programadores a los tiempos de la multitarea cooperativa. Además de tener que garantizar el buen funcionamiento de la aplicación cuando otra aplicación reemplace su lugar, no será posible diseñar programas que se ejecuten en el escritorio o que esperen aletargadas a la espera de algún evento. Es casi lógico que no exista la funcionalidad de copiar y pegar si las aplicaciones no van a poder utilizarla.

Conclusiones

Apple ha diseñado un sistema pensado como teléfono móvil, reproductor multimedia y plataforma para juegos. Precisamente los videojuegos son el tipo de aplicaciones que menos sufre las restricciones de la plataforma. Para el resto de cosas siempre quedará la web.

Ninguna plataforma puede ofrecerlo todo, y esta es la propuesta de Apple. Veremos qué proponen Google, Nokia y Microsoft en los próximos meses.