Tenía ganas de comprarme un ratón nuevo. Bueno, en realidad se me había roto el teclado de casa, así que me puse a buscar teclados por internet y acabé comprando un ratón. El teclado también, pero más tarde. Amazon es un invento del demonio.