Comprar un ratón nuevo no resolvió mi problema con el teclado roto. Mi teclado de los últimos años ha sido un Logitech K270. No es un mal teclado: económico, resistente, inalámbrico, con buen tacto y no muy grande. Digo resistente pese a la rotura, porque su único problema fue una pata rota tras ser aporreado repetidamente por un niño pequeño, así que no creo que se pueda culpar al teclado del percance.