Imagen de la cabecera de Florian de Gesincourt

Ready Player One, de Ernest Cline es un homenaje a la cultura pop de los años 80 en su vertiente más friki: máquinas recreativas, videoconsolas, juegos de rol, y novelas, comics, películas de componente más o menos fantástico. Conmigo la fórmula funcionó muy bien, y lo devoré como se devora una hamburguesa un viernes a las 7 de la mañana antes de irte a dormir.

Cuando devoré mi última hamburguesa a las 7 de la mañana aun había maquinitas de Invaders en los bares
Cuando devoré mi última hamburguesa a las 7 de la mañana aun había maquinitas de Invaders en los bares

Estamos en el año 2044. Wade Watts es una adolescente huérfano que vive con una tía que le odia en un asentamiento donde las caravanas se apilan a varias alturas, y cuya única ilusión en la vida es evadirse a través de OASIS, un híbrido de internet y MMORPG que sirve lo mismo para jugar al rol que para ir a clase. Ernest Cline aprovecha este entorno para sumergirnos en una fantasía casi sin límites, a partir de un concurso que se convierte en una aventura repleta de guiños nostálgicos al pasado.

Aquí las caravanas apiladas
Aquí las caravanas apiladas

El libro está bien escrito. Tiene ritmo, sobre todo al principio, y los personajes son estereotipos bien desarrollados, al menos lo suficiente como para que te encariñes con ellos. El libro está lleno de tópicos, con malos muy malos, buenos muy buenos, chico, chica, amigo del chico, figura paterna,… pero todo encaja en el juego que propone el autor.

¿Cómo reciben el libro los que no entren en este juego? Con cierta dificultad, por lo que se lee en las críticas. Los más jóvenes, y los que pasaron por los 80 haciendo una vida normal (o siendo parte de la Movida, o ligando, o vete a saber haciendo qué) puede que no le encuentren interés a un libro que rinde culto a un mundo que nunca fue el suyo.

Perspectiva isométrica, robots japoneses, llaves y castillos. Todo esto y mucho más en Ready Player One
Perspectiva isométrica, robots japoneses, llaves y castillos. Todo esto y mucho más en Ready Player One

Tras leer el libro me encontré con que Steven Spielberg está rodando una versión para el cine. Imagino que la idea es apuntar al target natural del libro (cuarentones nostálgicos) y añadir los cambios necesarios para asegurarse el interés del público joven. Veremos cómo resulta.

El chico y la chica El chico y la chica
El chico y la chica, más guapos en la película que en el libro, as usual